Seleccionar página

Llámenos al 91 776 25 70

Blog Singladura

“UNA EVALUACIÓN CONTINUA DE LOS DOCENTES MEJORARÍA LA EFICACIA DEL SISTEMA EDUCATIVO”

Dentro de nuestra sección habitual de entrevistas nos hemos sentado de nuevo con David Montejano, actual director del Colegio Quercus, de Madrid. Montejano, ferviente defensor de la tecnología en las aulas, está impulsando en el centro educativo diversos proyectos basados en Realidad Aumentada y Realidad Virtual. Pero no hemos hablado sólo de tecnología en las aulas: Cyber acoso, futuro de la docencia o cómo alcanzar la excelencia educativa han sido algunos de los temas donde el director de Quercus ha aportado un interesante punto de vista.


Hace apenas unos pocos meses entrevistamos a David Montejano por su nominación como uno de los mejores docentes según EDUCA Abanca, en la categoría de primaria. Hoy volvemos a hablar con él en calidad de Director del Colegio Quercus, una institución educativa ubicada a las afueras de Madrid. ¿Cuál es el sello que quiere impregnar a través de la dirección a los profesionales del Colegio Quercus?
El Proyecto Educativo del Colegio Quercus tiene una línea pedagógica clara. Mi trabajo se basará en poder orientar al equipo hacia una educación basada en metodologías activas actuales, donde la tecnología tenga un valor importante como recurso para el acceso al conocimiento y como herramienta para nuestros alumnos. Además, tenemos que educar a los alumnos desde unos principios sólidos, en definitiva, dotarles de un conjunto de valores, creencias y normas sociales.

¿Qué proyecto pedagógico va a guiar el colegio como eje para los docentes?
No vamos a elegir una línea cerrada de trabajo. Como centro educativo debemos estar abiertos a las posibles transformaciones que la sociedad nos vaya presentando. Lo que si tenemos claro es que necesitamos estar actualizados e incorporar todas aquellas metodologías y recursos que mejoren
el acceso al conocimiento por parte de nuestros alumnos, destacando dos ejes básicos: que sean felices y que estén motivados.
David Montejano, director del Colegio Quercus, estima que la evaluación continua debe estar orientada a ayudar -que no juzgar- a los profesores, lo cual redundará en una mayor calidad del docente.

“Se entiende que un titulado en matemáticas tiene los conocimientos necesarios propios de la materia, pero ¿y la pedagogía? ¿y su metodología?…”
Ya lo hicimos hace varios meses: hablemos de tecnología. ¿Cuáles van a ser los hitos para el colegio Quercus en relación con ésta.
Efectivamente mi trabajo de base en estos años ha estado ligado al uso de la Realidad Aumentada y en parte a la Realidad Virtual (sin dejar de lado la Mixta). Ya he comenzado a desarrollar algún proceso en el que aparece la Realidad Virtual pero debemos ir, poco a poco, asentando unas buenas bases.
Algo que para mi es primordial es el pilotaje antes de la implantación. Debemos validar mediante una medición sistemática que los diferentes recursos y herramientas cumplen los objetivos que nos hemos marcado. Una vez tengamos esos resultados, si son positivos, desarrollamos la implantación
general pues, en un primer momento, hay un grupo de docentes que son los que desarrollan el trabajo en sus aulas.

Respecto la tecnología, en Singladura hemos entrevistado a profesores de colegios rurales tanto en Asturias como en Galicia y nos refieren las bondades de ver directamente en la naturaleza determinado temario (un parto de una oveja, etc.) Incluso ya hay iniciativas educativas donde el aula es directamente el campo, ¿nos hemos pasado de tecnología y hemos olvidado/omitido acudir a la fuente real de conocimiento?
Las dos fuentes son válidas y deben convivir. Siempre han existido diferencias en el abordaje del aprendizaje, pues no es lo mismo una escuela rural que una de ciudad. Cada una tiene sus riquezas y bondades y lo que debemos intentar es acercar ambas realidades. Es difícil poder plantear acudir al parto de un animal de granja en medio de una gran ciudad como Madrid, al igual que es difícil para las escuelas rurales el acceso inmediato a un museo. Pongámonos en situación para entenderlo mejor a través de un ejemplo. Un alumno de Xinzo de Limia (Ourense) no puede acudir al Museo del Prado cualquier día, mientras que un alumno de Madrid sí. Sin embargo, un alumno de Madrid no accede fácilmente al parto de un ternero como si que puede pasarle a un alumno de una escuela rural.
Dada esta situación, al menos debe existir algo que facilite ese conocimiento más o menos vivencial, por lo que tener la posibilidad de ver el parto de un animal de granja a través del uso de la RA o RV, se convierte, en parte, en una experiencia única de acceso al conocimiento. Si lo vemos desde el otro lado, el alumno que está en ese pequeño pueblo rural puede acceder mediante la RA y RV a una visita del Museo del Prado como si allí mismo estuviese.
 
“¿Por qué una casa la decoramos y un aula no?”

Hace poco comentábamos en nuestro blog que los licenciados en matemáticas y físicas (principalmente) no veían la docencia ni siquiera como una opción habida cuenta del pleno empleo que proporcionan otros sectores (como el tecnológico). ¿Qué crees que tendría que suceder para que cada vez más la docencia fuese la primera opción para los licenciados?
Es difícil plantear desde esta perspectiva un cambio en las opciones de los futuros titulados, dado que la elección de la docencia debe ser en parte vocacional, y además de saber transmitir, te tiene que gustar. En la base de la enseñanza, uno de los pilares esenciales debe ser la pasión de enseñar, como bien indicamos en el Colegio Quercus. Otra cosa que deberíamos plantearnos (desde mi punto de vista) es la creación de una titulación como docente para todas las titulaciones universitarias. No se trata de hacer un máster o lo que antes era el antiguo CAP, sino establecer una titulación equivalente al grado en infantil o primaria. Se entiende que un titulado en matemáticas tiene los conocimientos necesarios propios de la materia, pero ¿y la pedagogía? ¿y su metodología?…
Algo que sin duda debe ocurrir, es posicionar la profesión del docente en el lugar que corresponde. En nuestro país no está reconocido como se merece en cuanto a estatus social, salarial o como base de la sociedad. Si miramos a China, Singapur o Finlandia y comparamos la profesión docente en relación a España, entenderemos que es necesario cambiar.
Aquí os dejo este pequeño artículo en relación a este tema:
https://cnnespanol.cnn.com/2017/10/29/donde-estan-los-maestros-mejor-
pagados-y-valorados-del-mundo/

En nuestra anterior entrevista comentabas que -como profesor- te planteabas clases divertidas, donde los chavales se lo pasasen bien mientras aprenden.  Imaginamos que hay que innovar constantemente para que los profesores siempre tengan despiertos y atentos a sus alumnos. ¿Qué pasos hay que dar para sorprender a los alumnos?
Hay que estar en el momento actual, los docentes debemos vivir siempre el presente e intentar estar actualizados, aunque sabemos que en la era de la tecnología todo cambia en cuestión de muy poco tiempo; y, lo que hoy es nuevo, mañana es viejo.
Aún así, esto no debe ser un obstáculo para conseguir que nuestros alumnos estén ilusionados y atentos en clase. La expectativa debe ser un pilar básico dentro de la motivación de los alumnos por el aprendizaje y, ésta, se puede conseguir desde muchas vertientes educativas que tenemos a nuestro alcance. Muchas veces vemos docentes que, aún no utilizando nada tecnológico y siendo lo que denominaríamos “tradicionales”, llegan a sus alumnos de la misma manera, motivándoles, enganchándoles en el camino del aprendizaje. Es aquí cuando retomo lo que decía anteriormente: la profesión docente debe vivirse y ejercerse con pasión.

En Singladura no sólo amueblamos Centros Educativos, sino que desarrollamos espacios que faciliten en gran medida ese proceso educativo. Hemos charlado con docentes que han vivido aventuras internacionales en países como Canadá o Finlandia, referentes sin duda en Educación. ¿Por qué es tan importante diseñar estos espacios para la mejor recepción de los contenidos por parte de los alumnos?
Todo lo que envuelve al conocimiento tiene su importancia, desde cómo dar una clase al propio espacio. Hay muchos factores que debemos tener en cuenta, pero lo principal es tener clases vivas, que sean y reflejen el propio aprendizaje. Una clase puede darse en un parque, en el patio o incluso en un pasillo del colegio, pero lo cierto es que acudimos a las aulas como espacios de aprendizaje y para mí, es cuando nos enfrentamos al autoaprendizaje y donde lo hacemos vivencial.
Hemos vivido los colegios, hasta día de hoy, con muy poco desarrollo como espacios, con pupitres (mesas y sillas en sus diferentes concepciones) que se dirigen a la pizarra, poco desarrolladas, con una mesa y silla de profesor y algunos muebles más: Pero ¿por qué un lugar en el que se pasan tantas horas debe ser tan poco cómodo? ¿no es cierto que buscamos la comodidad en los espacios de nuestras casas? ¿por qué una casa la decoramos y un aula no?
Todo esto es sencillo, las casas las hacemos nuestras, las ponemos cómodas y las vivimos intensamente, mientras que las aulas han venido siendo espacios estructurados, fijos, temporales, donde lo que importaba era aprender y poco más, sin darnos cuenta de que el espacio es importante.

Actualmente necesitamos espacios colaboradores, zonas comunes, sillas y mesas móviles, muebles adaptados al uso actual de un aula, donde generar espacios de aprendizaje.
Es necesario un cambio, una actualización. No es necesario mirar al docente y a la pizarra, aunque eso también lleva un cambio de mentalidad de cómo debe ser la forma en la que tenemos que enseñar, mejor dicho, “guiar a los alumnos”.

Hablemos de futuros. ¿Dónde hay mayores posibilidades de encontrar trabajo, vía Universidad o vía FP?
Entiendo que esto es algo que no tiene una respuesta cerrada y que es, de alguna manera, cíclico; con épocas en las que hay más gente que va por una u otra vía produciéndose más titulados de una u otra formación. Las dos vías son importantes y necesarias y debemos potenciarlas desde nuestra parcela.
Necesitamos mantener un equilibrio entre las titulaciones superiores y las profesionales.

Hace más de una década ya oíamos hablar de un Pacto de Estado por la Educación. Al margen de lo que suceda con el actual gobierno del señor Sánchez, ¿qué asuntos estimas que debería tratar dicho Pacto para la mejora del sistema educativo?
Las bases para un pacto de estado deberían sustentarse en una mayor financiación para desarrollar centros docentes mejores, con mayores dotaciones tecnológicas, aulas innovadoras, mayor número de docentes por aula, ratios más bajas, proyectos educativos abiertos, aunque hay más bases que deben tratarse, y las mismas, deberían partir de los propios docentes, que de alguna manera tienen que defender su trabajo, por lo que creen y luchan cada día.

Sin entrar en asuntos políticos, la formación de Ribera señaló la “necesidad” de hacer un MIR Educativo para conformar una base de los mejores docentes. ¿Por qué crees que alcanzar un MIR Educativo podría ser una buena (o mala) idea?
Antes ya lo mencioné sin haber leído esta pregunta. Es necesario dar el peso que corresponde a la profesión docente, y este, para mí, es un paso imprescindible. Otra cosa que habría que analizar es cómo y de qué manera se llevaría a cabo. Las bases y fines de este MIR educativo deben ser el sustento de los pilares de la formación de nuestros futuros ciudadanos.

Inevitable no referirse a PISA. ¿En qué punto se encuentra -por tu experiencia- el sector educativo en España y dónde crees que llegará en el corto plazo (1 o 2 años); es decir, por encima o por debajo del escalón actual? ¿Sobre qué áreas se deberá trabajar a conciencia para mejorar los resultados?
Creo que estamos ante un cambio importante y vertiginoso, pero todavía nos queda mucho por hacer. No sé dónde nos encontraremos de aquí a dos años, pero espero -y deseo- que sigamos por el camino que actualmente llevamos desde el mundo docente, con tintes de cambios y transformaciones necesarias.
Debemos trabajar muchas áreas, pero lo que pasa es que muchas de ellas no se miden para el informe PISA. Esto no quita que este informe no sea válido, pues creo que es una manera de, al menos, seguir trabajando, pues tiene cierto peso y valor social y, por lo tanto, nos obliga a seguir trabajando.
Creo que tenemos por delante un arduo trabajo a nivel educativo, pero no solo los docentes, sino la sociedad en general.

Hablando de evaluaciones ¿una evaluación continua a los docentes mejoraría la eficacia del sistema educativo?
Si. Rotundamente opino que se debería llevar a cabo la evaluación de los docentes, pero no para juzgar su trabajo, sino para seguir aprendiendo y mejorando. Debemos ser capaces de ser críticos con nuestro trabajo, con nuestra labor y debemos apoyarnos en las observaciones y opiniones de los otros. No significa que lo que me diga otra persona lo deba hacer, pero me da un punto de vista diferente.
Creo que es algo básico y esencial, y de hecho, en el Colegio Quercus, fue una de las primeras funciones que encomendé a los Jefes de Estudio: entrar en las aulas con sus compañeros. Este acompañamiento es para ayudar y no para juzgar.

Uno de los problemas actuales es el (cyber) acoso entre alumnos ¿Cuál pudiera ser la receta “mágica” para que los chavales entendieran que ese no es el camino y que aprendan a respetarse entre ellos?
No creo que haya una receta mágica para nada. Debemos trabajar y concienciar, y en este sentido, entender lo que son las redes sociales, la digitalización de nuestras vidas y así hacérselo conocer a nuestros alumnos. Lo que si considero es que no se debe privar a los alumnos, sino reeducarles. De
nada nos vale prohibir y ocultar la realidad. Creo que se consigue mucho más desde la educación, el trabajo conjunto con la familia para que nuestros alumnos o hijos, accedan a la información digital de una forma respetuosa y segura.

Recientemente leíamos en ABC que “el 68% de los jóvenes de entre 18 y 24 años cree que necesita mayor formación para saber manejar sus finanzas”. ¿Debería ser una asignatura obligatoria en los últimos cursos de ESO?
Si. Vuelvo a responderte rotundamente, porque considero que hay ciertos aprendizajes que no se dan hoy en el campo educativo y que serían muy interesantes de abordar. Uno de ellos es este, el de aprender a manejar las finanzas, trámites bancarios, entrevistas laborales, acceder a la administración, realizar una declaración de la renta, etc. Cosas del día a día que no se enseñan y que aprendes única y exclusivamente cuando te enfrentas a ellas, muchas veces, cometiendo errores innecesarios por desconocimiento.

¿Cómo definirías una “educación de calidad”?
Una educación de calidad es aquella que responde a las necesidades actuales y que hace que el aprendizaje sea significativo y motivador formando ciudadanos comprometidos, con valores sociales y éticos, que ejercen los derechos humanos, y que desarrollen un constante progreso social.


Accede aquí a más entrevistas a profesionales de la docencia.

CONTACTA CON NOSOTROS