• No hay productos en la lista
Seleccionar página

Llámenos al 91 776 25 70

Blog Singladura

“LAS CORALES DE ALUMNOS –AL CANTAR EN GRUPO- AYUDAN A RESPETARNOS, A ESCUCHARNOS”

Hace tiempo charlábamos en este blog con Iván Salgado, campeón nacional de ajedrez, sobre los grandes beneficios de esta disciplina en las aulas. Tan beneficiosa como el tablero de 8×8 está la música. Y, sin embargo, tampoco se le está prestando toda la importancia que pensamos. Qué reporta a un niño saber tocar un instrumento más allá, obviamente, de la belleza inherente de interpretar fielmente una obra de Chopin…o de Rod Stewart, ¡por qué no! Para conocer un poco más en profundidad esta asignatura nos hemos puesto en contacto con Aida Laut y Francisco Javier del Río, ambos músicos profesionales (piano y violín respectivamente) y diplomados en Magisterio. Como ellos definen: “la educación musical es un medio para el desarrollo de las capacidades intelectuales y físicas en las primeras etapas de vida”, motivo por el cual llevan su conocimiento musical a las aulas de –sobre todo- educación Infantil.

¿Por qué es tan importante el aprendizaje de la música en la Educación Infantil? 

La música, por sus cualidades rítmicas, armónicas y melódicas, potencia todas las áreas del desarrollo propias de esta etapa de una manera natural como pueden ser el pensamiento matemático, el lenguaje, la orientación espacial, …además de otros aspectos, no menos importantes, como son la atención, la memoria, la espera, el trabajo en equipo …

Siendo así la música tan importante, ¿cuál es vuestra opinión respecto al poco tiempo que esta asignatura se imparte en los colegios?

La música ha quedado relegada a un plano marginal en los planes educativos actuales. Nunca ha tenido la importancia que merece y, sumado a la cada vez menos especialización del profesorado de música, llegará el día en el que desaparezca por completo del programa de los centros educativos.

La música debería implantarse desde la etapa de infantil. A partir de ahí, fijar las bases de una buena educación musical, de manera vivencial y experimental y poco a poco (ya en primaria) ir “teorizando” todo lo que se ha ido aprendiendo de manera práctica desde los tres Años. El estudio de la música debería ir más allá del estudio teórico y de la historia. Deberían acabar primaria sabiendo tocar un instrumento de una manera fluida pero -para ello-, debería doblarse las horas de esta asignatura en los curriculum de todos los cursos.

Por cierto, ¿por qué el instrumento elegido siempre -o casi- es la flauta?

Imagino que será por el tamaño, porque desde luego no es el más “fácil” para empezar… 

En este caso, si la flauta no es el instrumento más sencillo para iniciarse, ¿por qué no se invierte en las escuelas para que haya un número significativo de instrumentos y evitar así que el niño tenga que transportarlo: guitarras, violines? ¿Qué instrumento estimáis que es el más sencillo para que un niño aprenda música?

El coste de los instrumentos y de su mantenimiento es elevado. Si bien esa inversión merece mucho la pena a corto plazo, ningún gobierno ha apostado claramente por ello. Un instrumento con el que nosotros iniciamos a todo el alumnado es el carillón cromático. Es lo más parecido al teclado, está afinado y no es difícil de transportar. Además, facilita el trabajo del toque de oído, a nuestro entender, primordial para empezar a tocar un instrumento.

A propósito de las nuevas tendencias musicales que escuchan los más jóvenes. Puesto que sois expertos en música, ¿qué calificativo le darías a nuevas variantes musicales como el Trap el Regetón?

Cualquier estilo musical merece nuestro respeto. Ahora bien, ni las letras de la mayoría de estas canciones son respetuosas, ni la escucha exclusiva de estos estilos te va aportar mucho. Hay muchos otros estilos más ricos  a nivel melódico, rítmico y armónico que podrán aportar más al intelecto.

A través de la música, el niño puede mejorar su coordinación y combinar una serie de conductas. ¿Cómo puede llegar a incidir la música en niños con  -por ejemplo- TDAH?  

La música es un lenguaje. Un lenguaje que no necesita palabras o códigos inventados por el hombre. Cuando tocamos un instrumento, cuando tarareamos, cuando bailamos….ya estamos estableciendo una vía de comunicación con otras personas. La música llega allá donde las palabras no. Hay muchos estudios que demuestran que la música ayuda a establecer estas vías de comunicación y a desarrollar todas las áreas del cerebro y que aplicada de una forma correcta, con la musicoterapia, pueden lograrse muchos avances en estos niños.

Hace años se inició una “campaña” para introducir el ajedrez en las aulas debido al innegable valor del aprendizaje de esta disciplina. ¿Por qué aún no ha sucedido algo similar con la música, y que dicha asignatura forme parte del currículo educativo?

La música requiere de un estudio mayor. La carrera de música se inicia a los 8 años, y cursando todos los años de conservatorio suman 14. A éstos hay que sumarle los años de formación en pedagogía….Hay muy pocos especialistas en la materia como para hacerla llegar a todos los centros escolares y también mucho desconocimiento de los beneficios de la práctica instrumental desde edades tempranas.

La inmensa mayoría de los profes “tiran” de música clásica en sus partituras para enseñar a los niños las canciones. Sin embargo ya hay docentes que se decantan por temas más actuales de intérpretes como Queen o ACDC; canciones que, por otro lado, pueden sonar incluso más familiares. ¿Existe algún tipo de límite para emplear -o no- una canción de Led Zeppelin o Deep Purple?; en cualquier caso, ¿por qué?

Ninguno, todo dependerá de qué queramos trabajar. Si quieres detenerte en la armonía, en el ritmo, en la melodía, en el fraseo….y cómo se enfoca este acercamiento para según qué edad. En nuestras clases para bebés trabajamos con todo tipo de música, desde arias de ópera hasta  canciones de rock. Todo es adaptarse a las posibilidades psicomotoras de los alumnos para hacer las actividades.

Hace muchos años era muy frecuente ver en los colegios Corales de alumnos. Es decir, la música a través de la voz. ¿Qué beneficio aportaba a las escuelas estas corales?

El coro es un punto de unión para un centro escolar. Hacer música en grupo libera endorfinas que nos hacen sentir bien. Además, cantar en grupo nos hace escucharnos, respetarnos, ayudarnos,…sin duda, todo son ventajas.

Como especialistas en Formación al Profesorado, ¿cuáles estimáis vosotros que son los retos más urgentes que debe acometer, por un lado, el docente, y, de otro, la escuela?

Los docentes necesitamos estar en continuo cambio y reciclaje. La educación es una materia viva que cambia con los tiempos y el tipo de alumnado. Hay que tener ganas para estar en continua búsqueda e investigación, para acercar la música de una manera lúdica pero a la vez educativa y de abrirse a las nuevas pedagogías.

La escuela por su parte, debe apoyar con los medios técnicos que en muchas ocasiones escasean (material instrumental, material no sonoro,…) y apoyo “moral” a esos docentes con iniciativas musicales.

CONTACTA CON NOSOTROS